Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios del Domingo III de Adviento (Año I)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


  Prælegendum / Canto de entrada
Annus primus / Año I Is 40,5; Sal 49,3
Ecce revelábitur glória Dómini géntibus, allelúia, et vidébit onmis caro, allelúia. Quod os Dómini locútum est, allelúia, allelúia. Se revelará la gloria del Señor, aleluya, y la verán todos los hombres, aleluya. Ha hablado la boca del Señor, aleluya, aleluya.
V/. Deus maniféste véniet, Deus noster et non silébit.
R/. Quod os Dómini locútum est, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen
R/. Quod os Dómini locútum est, allelúia, allelúia.
V/. Viene nuestro Dios resplandeciente y no callará. 
R/. Ha hablado la boca del Señor, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Ha hablado la boca del Señor, aleluya aleluya.

Inicio página

Post gloriam / Oración después del Gloria
Deus, qui per angélicos choros advéntum Fílii tui, Dómini nostri Iesu Christi, annuntiáre voluísti, qui per angelórum præcónia «Glória in excélsis Deo et in terra pax homínibus bonæ voluntátis» acclamántibus demonstrásti; concéde, ut in huius domínica resurrectiónis festivitáte pax terris réddita convaléscat et fratérnæ dilectiónis cáritas innováta permáneat.
R/. Amen.
Oh Dios, que quisiste anunciar por coros angélicos la venida de tu Hijo, Jesucristo nuestro Señor, y lo manifestaste con el pregón de los ángeles que aclamaban:
«Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad»; concédenos, en esta celebración de la resurrección del Señor, que la paz, por ti devuelta a los pueblos, se incremente y que el amor fraterno, por ti restaurado, se mantenga.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía
Annus primus / Año I Is 51,1-6
Léctio libri Isaíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Isaías.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:
Audíte me, qui sequímini iustítiam, qui quæritis Dóminum; atténdite ad petram, unde excísi estis, et ad cavérnam laci, de qua præcísi estis.
Atténdite ad Ábraham patrem vestrum et ad Saram, quæ pepérit vos; quia unum vocávi eum et benedíxi ei et multiplicávi eum.

Consolátur enim Dóminus Sion, consolátur omnes ruínas eius; et ponit desértum eius quasi Eden et solitúdinem eius quasi hortum Dómini.
Gaudium et lætítia inveniétur in ea, gratiárum áctio et vox laudis.

Atténdite ad me, pópule meus, et natiónes, me audíte, quia lex a me éxiet, et iudícium meum in lucem populórum státuam.
Prope est iustítia mea, egréssa est salus mea, et bráchia mea pópulos iudicábunt; in me ínsulæ sperábunt et ad bráchium meum atténdent.
Leváte in cælum óculos vestros et inspícite in terram deórsum, quia cæli sicut fumus liquéscent, et terra sicut vestiméntum atterétur, et habitatóres eius sicut hæc interíbunt.
Salus autem mea in sempitérnum erit, et iustítia mea non defíciet.

R/. Amen.

Esto dice el Señor:
Escuchadme, vosotros, los que vais en pos de la justicia, los que buscáis al Señor; mirad la roca de la que fuisteis tallados, la cavidad de la que fuisteis extraídos.
Mirad a Abrahán, vuestro padre, y a Sara, que os dio a luz. Él estaba solo cuando lo llamé; pero lo bendije y lo multipliqué.

Sí, el Señor se compadece de Sión, se compadece de todas sus ruinas; convertirá su desierto en un edén, y su tierra seca en el jardín del Señor.
Gritos de gozo y júbilo se oirán en ella, acción de gracias al son de la música.

Estad atentos, pueblos; naciones, prestadme oídos, porque de mí viene la ley, y mi derecho será la luz de los pueblos.
Haré que llegue de repente mi justicia, mi salvación surgirá como la luz. Mi brazo va a juzgar a los pueblos. En mí esperan las islas, y en mi brazo confían.
Alzad al cielo vuestros ojos, y mirad abajo, hacia la tierra; los cielos se dispersarán como humo, la tierra se gastará como un vestido y sus habitantes morirán como mosquitos; pero mi salvación durará eternamente y mi justicia no tendrá fin.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación
Annus primus / Año I Sal 84,8.7
Osténde nobis, Dómine, misericórdiam tuam, et salutáre tuum da nobis. Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.
V/. Deus, tu convérsus vivificábis nos, et plebs tua lætábitur in te.
R/. Et salutáre tuum da nobis.
V/. Nos devolverás la vida, oh Dios, para que tu pueblo se alegre contigo.
R/. Y danos tu salvación.

Inicio página

Apostolus / Apóstol
Annus primus / Año I Rom 11,25-36
Epístola Pauli apóstoli ad Romános.
R/.Deo grátias.
Carta del apóstol Pablo a los romanos.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:
Nolo vos ignoráre mystérium hoc, ut non sitis vobis ipsis sapiéntes, quia cæcitas ex parte cóntigit in Ísrael, donec plenitúdo géntium intráret, et sic omnis Ísrael salvus fiet, sicut scriptum est: «Véniet ex Sion, qui erípiat, avértet impietátes ab Iacob; et hoc illis a me testaméntum, cum abstúlero peccáta eórum».

Secúndum evangélium quidem inimíci propter vos, secúndum electiónem autem caríssimi propter patres; sine pæniténtia enim sunt dona et vocátio Dei. Sicut enim aliquándo vos non credidístis Deo, nunc autem misericórdiam consecúti estis propter illórum incredulitátem, ita et isti nunc non credidérunt propter vestram misericórdiam, ut et ipsi nunc misericórdiam consequántur. Conclúsit enim Deus omnes in incredulitátem, ut ómnium misereátur.

O altitúdo divitiárum et sapiéntiæ et sciéntiæ Dei! Quam incomprehensibília sunt iudícia eius, et investigábiles viæ eius! Quis enim cognóvit sensum Dómini? Aut quis consiliárius eius fuit? Aut quis prior dedit illi, et retribuétur ei? Quóniam ex ipso et per ipsum et in ipsum ómnia. Ipsi glória in sæcula.

R/. Amen.

Hermanos:
No quiero que ignoréis este misterio -para que no presumáis de vosotros mismos-: el endurecimiento de una parte de Israel ha sucedido hasta que todos los paganos hayan entrado; entonces todo Israel se salvará, como dice la Escritura: «Vendrá el libertador de Sión, apartará los crímenes de Jacob. Y ésta será mi alianza con ellos, cuando yo perdone sus pecados».

En cuanto al evangelio, son tenidos como enemigos para vuestro bien; pero en cuanto a la elección, siguen siendo muy queridos de Dios en atención a sus antepasados; porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables. Pues así como vosotros en otro tiempo fuisteis desobedientes a Dios y ahora habéis conseguido misericordia por la desobediencia de ellos, así también ahora ellos han sido desobedientes, para que con ocasión de la misericordia que os ha concedido a vosotros también ellos alcancen misericordia. Pues Dios encerró a todos en la desobediencia para tener misericordia con todos.

¡Qué profundidad de riqueza, de sabiduría y de ciencia la de Dios! ¡Qué incomprensibles son sus decisiones y qué irrastreables sus caminos! Porque ¿quién conoció el pensamiento del Señor?, ¿quién fue su consejero? O ¿quién le ha dado algo a él para pedirle que se lo devuelva? Porque de él y por él y para él son todas las cosas. A él la gloria por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio
Annus primus / Año I Mt 21,1-17
Léctio Sancti Evangélii secúndum Matthæum.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:
Dóminus noster Iesus Christus, cum veníssent Báthfage, ad montem Olivéti, tunc misit duos discípulos dicens eis: «Ite in castéllum, quod contra vos est, et statim inveniátis ásinam alligátam et pullum cum ea; sólvite et addúcite mihi. Et si quis vobis áliquid dixérit, dícite: Dóminus eos necessários habet, et conféstim dimíttet eos».

Hoc autem factum est, ut implerétur, quod dictum est per prophétam dicéntem: «Dícite fíliæ Sion: Ecce Rex tuus venit tibi, mansuétus et sedens super ásinam et super pullum fíilium subiugális».

Eúntes autem discípuli fecérunt, sicut præcépit illis Iesus, et adduxérunt ásinam et pullum; et imposuérunt super eis vestiménta sua, et sedit super ea. Plúrima autem turba stravérunt vestiménta sua in via; álii autem cædébant ramos de arbóribus et sternébant in via. Turbæ autem, quæ præcedébant eum et quæ sequebántur, clamábant dicántes: «Hosánna fílio David! Benedíctus, qui venit in nómine Dómini! Hosánna in altíssimis!».

Et cum intrásset Hierosólymam, commóta est univérsa cívitas dicens: «Quis est hic?». Turbæ autem dicébant: «Hic est Iesus prophéta a Názareth Galilææ».

Et intrávit Iesus in templum et eiciébat omnes vendéntes et eméntes in templo, et mensas nummulariórum evértit et cáthedras vendéntium colúmbas, et dicit eis: «Scriptum est: Domus mea domus oratiónis vocábitur». Vos autem fácitis eam spelúncam latrónum».

Et accessérunt ad eum cæci et claudi in templo, et sanávit eos. Vidéntes autem príncipes sacerdótum et scribæ mirabília, quæ fecit, et púeros clamántes in templo et dicéntes: «Hosánna fílio David», indignati sunt et dixérunt ei: «Audis quid isti dicant?». Iesus autem dicit eis: «Útique; numquam legístis: Ex ore infántium et lactántium perfecísti laudem?».

Et relíctis illis, ábiit foras extra civitátem in Bethániam ibíque mansit.

R/. Amen.

En aquel tiempo:
Al acercarse a Jerusalén, llegaron a Betfagé, al monte de los Olivos; Jesús envió a dos discípulos, diciéndoles: «Id a la aldea de enfrente; a la entrada encontraréis una borriquilla atada, y con ella un pollino; desatadlos y traédmelos. Y si alguien os dice algo, decidle: El Señor los necesita, y en seguida los devolverá».

Esto ocurrió para que se cumpliera lo que había dicho el profeta: «Decid a la hija de Sión: Mira que tu rey viene a ti humilde y montado en un asno, en un pollino, hijo de animal de carga».

Los discípulos fueron e hicieron como Jesús les ordenó, y trajeron la borriquilla y el pollino. Pusieron sobre ellos sus mantos, y Jesús se montó. Muchos alfombraban el camino con sus mantos, y otros con ramas que cortaban de los árboles. Los que iban delante y detrás gritaban: «¡Viva el hijo de David! Bendito el que viene en nombre del Señor. ¡Viva Dios altísimo!».

Al entrar él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió; decían: «¿Quién es éste?». Y la gente respondía: «Éste es Jesús, el profeta de Nazaret de Galilea».

Jesús entró en el templo y echó a todos los que estaban allí vendiendo y comprando. Volcó las mesas de los cambistas y los puestos de los vendedores de palomas, y les dijo: «Está escrito: Mi casa es casa de oración; pero vosotros la habéis convertido en una cueva de ladrones».

Se llegaron a él en el templo ciegos y cojos, y los curó. Pero los sumos sacerdotes y los maestros de la ley, al ver las maravillas que hacía y a los niños que gritaban en el templo «¡Viva el hijo de David!», se indignaron y le dijeron: «¿Oyes lo que éstos dicen?». Jesús les contestó: «Sí. ¿Nunca habéis leído: De la boca de los pequeños y de los niños de pecho te procuraste alabanzas?».

Y dejándoles, salió de la ciudad, se fue a Betania y allí pasó la noche.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes
Annus primus / Año I Sal 32,3
Allelúia. Aleluya.
V/. Cantáte Dómino cánticum novum, bene psállite ei in iubilatióne.
R/. Allelúia.
V/. Cantad al Señor un cántico nuevo, acompañando los vítores con bordones.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio
Annus primus / Año I Dan 3,90; 10... (2)
Ingréssus est Dániel in domum Dómini, et elevávit sacrifícium pópulo in loco sanctificatiónis eius, dicens:
Benedícite Dóminum et confitémini ei, allelúia.
Entró Daniel en la casa del Señor y ofreció en el santuario un sacrificio por el pueblo, diciendo:
Bendecid al Señor y cantad en su honor, aleluya.
V/. Confortávit me similitúdo fílii hóminis, et dixit: Dániel, veritátem annúntio tibi.
Ego sum Míchael, princeps magnus et dixit ad eum: quómodo potest servus Dómini loqui cum Dómino suo?
Et locútus est dicens:

R/. Benedícite Dóminum et confitémini ei, allelúia.
V/. Me dio fuerzas la figura de un hombre que me dijo: Daniel, en verdad te lo digo: Soy el gran jefe Miguel.
Y le preguntó: ¿Cómo es posible que un servidor del Señor pueda hablar con él?
A lo que le contestó diciendo:
R/. Bendecid al Señor y cantad en su honor, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Conforténtur, quæso, Dómine Iesu Christe, in advéntu tuo corda fidélium, tuóque in nómine génua reboréntur debílium. Tua visitatióne vúlnera curéntur ægrórum, tuóve tactu ócule illuminéntur cæcórum. Tuo regímine vestígia firméntur claudórum, tuáque miseratióne víncula absolvántur peccáminum.

Quosque próspicis advéntum olim mýstice peráctæ incarnatiónes tuæ nunc promptíssima devotióne suscípere, hos fácito in secúndum iudícii tui advéntum ad te exsultántibus ánimis perveníre, atque in amenitáte paradísi iucundatúros indúce.

Ut ab ætérnis pœnis tua cleméntia liberáti, vitæque æterne partícipes facti, glória tuæ decántent laudis cánticum coronáti.
R/. Amen.

Te pedimos, Señor Jesucristo, que, en tu venida, se fortalezcan los corazones de tus fieles y que en tu nombre se afiancen las rodillas vacilantes.
Que con tu visita se curen las heridas de los enfermos, y con tu contacto se iluminen los ojos de los ciegos.
Que bajo tu dirección se consoliden los pasos de los cojos, y por tu misericordia se desaten los vínculos de los pecados.

A quienes ves acoger ahora con ardiente devoción la venida de tu encarnación, un día místicamente realizada, concédeles llegar con el espíritu lleno de gozo ante ti en la segunda venida de tu juicio, y hazlos entrar a gozar de la felicidad del paraíso.

Para que, liberados por tu clemencia de las penas eternas y hechos partícipes de la vida eterna, canten, coronados, un canto de alabanza a tu gloria.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo nuestro Dios, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Dómine Iesu Christe, qui olim venísti occúltus; cum apparúeris maniféstus assíste propítius liberatúrus pópulum tuum ab impiórum império, a críminum iugo.

Ut tibi plebs tuæ sérviat in æquitáte, a quo liberátur ab omni malórum oppresióne.
R/. Amen.

Señor Jesucristo, que en otro tiempo viniste oculto; cuando aparezcas claramente ayuda propicio a tu pueblo para librarlo del poder de los impíos y del yugo de los pecados.

Para que tu pueblo sirva en justicia a quien le liberó de toda opresión maligna.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Christe, Dei Fílius, cuius incarnátio reparávit mundum, cuiúsque nomen angélica est voce denuntiátum; tu offeréntium nómina illic ascríbe, quo ipse præcessísti in córpore; ut quos advéntus primi grátia redemísti, in secúndi advéntus examinatióne nulla exurántur pœna supplíccii.

Sicque nunc pro defunctórum fidélium quiéte exaudiámur, quo te opitulánte ætérno cum illis páriter fruámur consórtio beatórum.
R/. Amen.

Cristo, Hijo de Dios, cuya encarnación restauró el mundo, cuyo nombre es anunciado por voces de ángeles, inscribe los nombres de los que te ofrecemos este sacrificio allí donde nos precediste con tu persona, para que los redimidos por la gracia de tu primera venida queden libres de castigos en el juicio de tu segunda venida.

Y también te pedimos por los fieles difuntos, para que nos concedas que gocemos junto a ellos de la compañía de los santos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Dómine, Deus omnípotens, Christe Iesu, rex glóriæ, qui es pax certa et cáritas sempiterna; quæsumus nostra arcána splendóre tuæ pacis irrádia, nostrámque consciéntiam caritátis tuæ dulcédine redde puríssimam; et in advérsis huius mundi te semper custódem habeámus et protectórem.

Quátenus tua custódia septi, ita pacis stúdia certíssime diligámus, ut cum in glória advéntus tui æquus retribútor advéneris, ætérno potiámur gáudis exsultatiónis.
R/. Amen.

Señor, Dios omnipotente, Cristo Jesús, rey de la gloria, que eres la paz verdadera y el amor eterno; te pedimos que irradies con el esplendor de tu paz lo íntimo de nuestro ser y que devuelvas la inocencia a nuestra conciencia con la dulzura de tu amor; para que los pacíficos te confesemos autor de la paz y en las adversidades de este mundo te tengamos siempre como custodio y protector.

Y, acogidos a tu cuidado, de tal manera amemos las obras de la paz que, cuando llegue tu venida gloriosa como juez justo, seamos premiados con el gozo eterno de la alegría.
R/. Amén.

Quia ipse est pax nostra et cáritas indisrúpta, qui vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque él es nuestra paz y caridad indivisible; que vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, vere dignum et honoríficum est, Dómine Iesu Christe, Deus noster, advéntum glóriæ tuæ et in carne nativitátis mystérium sollémni devotióne recólere, nostræque salútis insígnia, quæ tantis sunt proláta virtútibus, cum tripúdio ánimi prædicáre.

Sed quis dignas dignatióne tuæ depéndere laudes in cuius ópera nec mirabília numeráre póssumus, nec virtútem? Quantus tamen ipse, vel qualis sis, nullus credo áudeat dícere, quóniam quantitátem tui vel qualitátem sapiéntiæ non est datum scire. Sed cuius immensitátem humáni sensus capácitas non váleat termináre, unum solúmmodo est ut Trinitátem deitátis atque omnipoténtiæ tuæ simplíciter credámus et veráciter prædicémus.

Tu ítaque, clementíssime Deus, veræ credulitátis in sénsibus nostros increménta multíplica, et imáginis ac similitúdinis tuæ formam in nobis magis magísque restáura. Ut te, quem dudum venísse crédimus pro remédis captivórum, in secúndo advéntu tuo te in maiestáte ventúrum sustinéntes vidére mereámur, concéssa nobis indulgéntia peccáminum.

Præsta, únitas æquális et indivísa Trínitas, Deus noster, quem cælórum múltiplex et ineffábilis númerus, quem ómnium Angelórum et Archangelórum míllia, cum senióribus et Virtútibus, cum Thronis et Dominatiónibus laudáre non cessant; in cuius præcónio quadríga illa senárum remígio suffúlta alárum, intrínsecus et extrínsecus minutátim óculis lumináta, cum Chérubim hymnum cántici novi cóncinunt, laudántes atque ita dicéntes:

Es digno y justo, es realmente digno y honroso,  Señor Jesucristo, Dios nuestro, recordar con gran emoción la venida de tu gloria y el misterio de la natividad en la carne, y predicar con espíritu jubiloso los acontecimientos insignes de nuestra salvación que fueron revelados con tan grandes prodigios.

Pero ¿quién podrá consagrar dignas alabanzas a tu majestad, de la que ni podemos enumerar sus admirables obras ni el poder? Pues pienso que nadie se atreverá a relatar cuán grande y cuál seas tú mismo, pues no es posible conocer ni tu grandeza ni la calidad de tu sabiduría. Porque de ti, cuya inmensidad desborda la capacidad del espíritu humano, sólo nos cabe creer sencillamente y proclamar verazmente la Trinidad de tu deidad y omnipotencia.

Así pues tú, clementísimo Dios, acrecienta la verdadera fe en nuestros corazones y restablece más y más la huella de tu imagen y semejanza en nosotros. Para que, otorgándonos el perdón de los pecados, merezcamos verte a ti, que sabemos viniste ha poco para remediar a los cautivos, y estemos firmes en tu presencia cuando retornes majestuosamente en tu segunda venida.

Concédelo, unidad perfecta e indivisible Trinidad, Dios nuestro, a quien el ejército innumerable e indescriptible de los cielos, los millares de Ángeles y Arcángeles, con los Ancianos y Potestades, con los Tronos y Dominaciones, no cesan de aclamar. Y en cuya alabanza los cuatro Vivientes, sostenidos por el movimiento de las seis alas, iluminados interior y exteriormente por múltiples ojos, cantan con los Querubines el himno del cántico nuevo, loando y diciendo así:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus, Fílius tuus, qui non ex viríli sémine natus, sed ex Spíritu est tuo, Deus Pater, concéptus. Qui dedit mundo per incarnatiónem advéntus sui novum fidei lumen, réserans viam, quæ obstrúsa fúerat hóminis primopláusti ex culpa.

Christus Dóminus ac redémptor ætérnus.

Verdaderamente santo, realmente bendito, Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, oh Dios Padre, que no nació de semilla viril sino que fue concebido por la fuerza de tu Espíritu. Quien por su venida en carne dio al mundo la nueva luz de la Fe, reabriendo el camino que fue obstruido por el pecado del primer hombre.

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Veni, Dómine, noli tardáre; reláxa facínora plebi tuæ, cónferens ómnibus vitæ præmium repromíssæ; ut sicut incarnatióne tua olim reparáti sumus, ita quoque te ad iudícium veniéntem placábilem sentiámus.

His quoque, te quæsumus, sacrifíciis nostris ita sanctificatiónem tuam infúnde, quo ex his sumptúri nullo decidámus in crímine, sed sanctificáti tuum, Dómine, mereámur advéntum impávidi sustinére.
R/.
Amen.

Ven, Señor, no tardes; perdona los crímenes de tu pueblo, concediendo a todos el premio de la vida prometida; para que al igual que, en un tiempo, fuimos redimidos por tu encarnación, así también te esperemos clemente volver para el juicio.

Te rogamos también que santifiques este sacrificio nuestro para que no recaigamos en el pecado los que de él participemos sino, que, santificados, merezcamos esperar sin temor tu llegada.
R/.
Amén.

Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Dómine Iesu Christe, qui pro nobis carnem de vírgine suscepísti, et præcépta nobis tribuísti orándi; tu ea quæ nos te docénte expóscimus propitiátus exáudi; ut qui dies istos incarnatiónis tuæ summa cum veneratiónis tuæ suscípimus, dono Sancti Spíritus munerémur. Señor Jesucristo que, por nosotros, tomaste carne de la Virgen y nos dejaste el precepto de la oración; escucha propicio lo que decimos enseñados por ti; para que en estos días en los que, con gran veneración, celebramos tu encarnación, seamos premiados con el don del Espíritu Santo.

Inicio página

Benedictio / Bendición
Deus pacis sanctíficet vos ad perféctum, cuius incarnatiónis ovándo celebrátis mystérium.
R/. Amen.
El Dios de la paz de cuya encarnación celebráis alegres la memoria os santifique y perfeccione.
R/. Amén.
Idem quoque vos sacríficet mente et córpore, qui se vóluit nasci de vírgine.
R/. Amen.
El mismo que quiso nacer de la Virgen os haga santos de alma y de cuerpo.
R/. Amén.
Ut ínteger spíritus, ánima et corpus, sine queréla servétur in advéntum ipsíus.
R/. Amen.
Para que todo vuestro ser, el alma y el cuerpo, se guarden sin daño hasta su venida.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Refécti Christi córpore, sanguinéque páriter sanctificáti, Deo Patri omnipótenti grátias referámus; ut in eádem refectióne sanctificatiónem habéntes hic in futúro sæculo glóriam percipiámus.
R/. Amen.
Reconfortados con el Cuerpo de Cristo y santificados con su Sangre, demos gracias a Dios Padre omnipotente; para que, conservando la santificación aquí recibida, recibamos la gloria en el siglo futuro.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis eius qui est benedíctus in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la gracia de la misericordia del que es bendito por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I y del Liber Commicus I. Los textos en español son los de la guía para los fieles de la misa oficiada por el Excmo y Rvdmo Sr. D. Carlos Amigó Vallejo Arzobispo de Sevilla en la Iglesia de San Esteban de Sevilla el 2 de diciembre de 1995 y correspondiente al Domingo III de Adviento (Año I).

Las oraciones oratio admonitionis, illatio y post sanctus aparecían incompletas en español en dicha guía. Para la primera recurrimos a la versión de la bitácora del P. Javier Sánchez Martínez Corazón eucarístico de Jesús y para las dos últimas a la versión castellana de Jaime Colomina Torner en La Fe de nuestros padres. Temas de fe y vida cristiana en la misa hispanomozárabe, Instituto de Estudios Visigótico Mozárabe, Toledo 2000, pp. 25 y 96.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Dn 3, 90; 10,16-17, según la guía de los fieles.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMIII-MMV